¡Busca tus recetas favoritas!

domingo, 15 de mayo de 2022

La Galleta María

Hola a todos queridos seguidores!!!

Hoy os voy a hablar de aquellas galletas de mi infancia que eran protagonistas de desayunos y meriendas, las famosas galletas María. Me las preparaba mi madre en plan bocadillo con mermelada, leche condensada o mantequilla, quizás no era la opción mas saludable, pero las recuerdo como un bocado exquisito. También han sido y son elemento principal de muchas preparaciones culinarias, como galletas fritas, el pastel de galleta o la clásica tarta de cumpleaños familiar de mi casa, sin olvidar las natillas coronadas con una galleta María.




Todos sabemos que es un tipo de galleta dulce muy consumida en países de Europa, América y en otros como India, Pakistán, Sudáfrica o Australia. Podemos decir que es una galleta casi universalmente conocida y degustada.

El comienzo de su historia fue debida a la boda Real del príncipe Alfred, duque de Edimburgo (cuarto hijo de Alberto de Sajonia y la reina Victoria ) y María Alexandrovna, celebrada en el palacio de Invierno de San Petersburgo en enero de 1874. Para ello los reposteros James Peek y George Hender Frean, propietarios de la prestigiosa ‘Peek, Frean & Co’ decidieron honrar la llegada de María Alexandrovna de Rusia a la Familia Real Británica con la Marie biscuit.

Los británicos escogieron la galleta María como su preferida y desde ese momento pasó a ser conocida en todo el mundo.

Aunque en su preparación original solo estaba hecha con mantequilla, fueron los españoles quienes añadieron el sabor a  vainilla y el azúcar no refinada, al producir en serie la galleta después de la Guerra Civil. En esta época en nuestro país, la galleta se convirtió en un símbolo de recuperación económica debido a que las panaderías las producían en grandes cantidades, gracias a excedentes en las cosechas de trigo que abarataron su precio.

Existe la falsa leyenda que cuenta que en 1920 el galletero Eugenio Fontaneda las bautizó así en honor a su nieta. Lo que sí es cierto es que la famosa galleta María llegó a ser muy popular en España gracias a las marcas Artiach y Fontaneda. Éstas competían por ver quién vendía más este producto.

Las galletas María tienen un alto valor calórico, contando con unas 500 kcal por cada 100 g. Su consumo, al igual que el resto de galletas, no es aconsejable debido a su composición de ingredientes, mayoritariamente harinas refinadas, azúcar, aceites vegetales refinados y otros aditivos. Algunos fabricantes emplean aditivos innecesarios (conservantes, homogeneizantes, etcétera) o prohibidos (hidroxibutilanisol)

Pero si las hacemos en casa, con harinas integrales y AOVEs, las convertimos en mucho más saludables. Aunque su contenido calórico sigue siendo alto.

Os cuento como las hice

Ingredientes (43 galletas)
  • 375 gramos de harina trigo, como alternativa harina integral
  • 100 gramos de mantequilla, como alternativa AOVE variedad arbequina
  • 1 huevo grande
  • 1 cucharada de levadura química
  • 150 gramos de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 25 mL de leche semidesnatada


Preparación

Utilicé robot de cocina, primero el dispositivo batidor y al echar la harina cambie la cabeza por el gancho amasador
Primero batir el azúcar moreno con el huevo, el extracto de vainilla y la leche hasta conseguir que el azúcar se disuelva por completo.
Tamizar la harina junto a la levadura. Añadir a lo anterior.
Por ultimo incorporar la mantequilla derretida.
Amasar en el robot 3 minutos más, hasta conseguir una masa lisa que no se nos pegue en los dedos.
Estirar con un rodillo y, cuando tenga el grosor necesario, unos 3 mm, cortar las galletas con un molde redondo o un vaso. Decorar al gusto y perforar la masa para que no suban.
Precalentar el horno a 180 °C, durante 10 o 15 minutos (Utilicé ventilador).
Deja enfriar en una rejilla.
Guardar en una caja metálica.


¡Qué Aproveche!

sábado, 14 de mayo de 2022

Trampantojo de pizza

Hola a todos queridos seguidores!!!

Los trampantojos culinariamente hablando, son elaboraciones que juegan visualmente con el comensal, es decir, parecen una cosa pero en realidad son otras. Este concepto, busca jugar con los sentidos, la memoria y la percepción. El trampantojo es el no-va-más de la cocina creativa, es ilusión, juego, alegría y sorpresa. El objetivo del cocinero/a al elaborar un trampantojo, es sorprender al consumidor poniendo la máxima creatividad y talento en el plato. No se trata de engañar sino de asombrar con la presentación.


Hoy un trampantojo de pizza, pues en realidad la base no es una base tradicional de harina, sal y agua, la base es de coliflor. Una buena forma de introducir a los peques en la verdura.

La coliflor es un tipo de col perteneciente a la especie Brassica oleracea, de la familia Brassicaceae.. Tiene un alto contenido en minerales (sobre todo potasio y calcio, y en menor medida magnesio), también aporta vitamina C y ácido fólico y una buena cantidad de fibra. 

Ingredientes (2-4 personas)
Base:
  • Coliflor asada 250 gramos, puede sustituirse por coliflor fresca o hervida.
  • Un huevo crudo
  • 50 gramos de queso rallado
  • Sal
  • Pimienta recién molida
Superficie:
  • 3 cucharadas de tomate frito
  • 3 lonchas de jamón cocido
  • 100 gramos de queso para fundir
  • Dos huevos o cuatro según el número de comensales
  • Orégano

Preparación
En un cuenco machacar con ayuda de un tenedor la coliflor, añadir el queso, el huevo, la sal y la pimienta. Remover hasta conseguir una pasta compacta. Colocar sobre papel sulfurizado y darle forma redondeada.


Introducir 20 minutos en horno a 180ºC en función ventilador.
Dejar enfriar
Poner en la superficie el tomate, el jamón a trocitos y el queso para fundir.
Hacer huecos con la ayuda del queso y colocar los huevos para que no se desparramen.
Añadir el orégano

Introducir de nuevo al horno 5-8 minutos. Debe quedar la clara cuajada y la yema blanda.



¡Qué Aproveche! y a sorprender
🍕🍕🍕🍕🍕🍕🍕🍕🍕🍕🍕🍕

jueves, 12 de mayo de 2022

Rollo al horno

 Hola a todos queridos seguidores!!!

Os voy a contar una receta muy fácil que además se puede dejar hecha con antelación y puede ser un recurso. Se trata de un rollito al horno relleno muy sabroso.



Ingredientes ( 2 personas) 

  • 250 gramos de carne picada de cerdo
  • 1 huevo crudo
  • 2 dientes de ajo
  • pimienta molida
  • 50 mL de leche
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 4 lonchas cuadradas de jamón cocido
  • 50 gramos de queso viejo tostado
  • 1 quesito en porciones
  • 25 gramos de queso rallado
  • 1 huevo duro
Preparación

En un cuenco mezclar la picada de cerdo, el huevo crudo, los dientes de ajo cortaditos, la pimienta molida, la leche y el pan rallado. Añadir un poco de sal, teniendo en cuenta que el resto de ingredientes tienen sal.




Extender sobre un papel de horno, encima colocar el jamón cocido, los quesos y el huevo duro cortado en cuatro. Con ayuda del papel hacer un rulo, apretar y compactar. Colocar en un molde de horno e introducir a 175ºC durante 30-40 minutos. Quitar el papel y cortar según el gusto de grosor.




¡Qué Aproveche!

miércoles, 4 de mayo de 2022

Paté de Champiñones y algunas recetas más

 Hola a todos queridos seguidores!!!

Hoy llegó el pedido de verduras de Eco-agricultores y entre los productos, unos champiñones estupendos, muchos por cierto y hay que darle vueltas a la imaginación y a "San Google" para darles salida.


Así que después de un viajito por la Web encontré una receta de paté que me llamó la atención y aquí tenéis la receta con alguna variante de mi tintero. Os cuento como lo hice:

Ingredientes

  • 1/2 cebolla pequeña
  • 150 gramos de champiñones
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cucharita de tomillo seco
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Pimienta molida
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 50 gramos de queso crema
  • 50 mL de vino moscatel dulce de Málaga (Quitapenas)
  • AOVE
  • Semillas de sésamo

Preparación

En una sarten echar un par de cucharadas de AOVE y sofreír la cebolla cortada en juliana. Una vez trasparente incorporar los champiñones limpios y cortados en laminas. Cortar el diente de ajo en trocitos y añadir.

Añadir las especias y la sal. Dar unas vueltas en la sartén y añadir el vino y el zumo de limón. Dejar que se evapore todo el liquido.

En el vaso de la batidora pasar el frito junto al queso crema

Dispensar en un cacharro con tapa hermética, añadir el sésamo en la superficie y dejar en la nevera.

Servir en tostaditas crujientes.

🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄

Otra forma de presentar champiñones, es fritos en "gachuelilla", que pueden servir igualmente para un picoteo o como acompañamiento de un plato principal.



Para mi la "gachuelilla" es una masa ligera de harina, agua, sal, perejil, ajo,colorante y un poco de bicarbonato

Ingredientes

  • 2 cucharas de harina de trigo
  • Una buena rama de perejil
  • Un ajo
  • 150 gramos de champiñones
  • 150 mL de agua
  • AOVE
  • Sal
  • 1/2 cucharita de bicarbonato
  • 1/2 cucharita de preparado colorante para paellas

Preparación

Limpiar los champiñones y cortarlos en laminas finitas.

Hacer la masa con el resto de los  ingredientes, debe quedar una consistencia espesita, pero a la vez fluida.

Poner una sartén con AOVE, bañar las laminas de champiñones en la masa, escurrir y freír. Dejar sobre papel de cocina.


🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄🍄

No podemos dejar atrás un clásico, champiñones a la plancha con fritillo de jamón , ajo y perejil

Ingredientes

  • 10 Champiñones
  • 80 gramos de jamón en mini-tacos
  • 3 dientes de ajo
  • Una buena rama de perejil
  • AOVE
  • Sal
Preparación

Pelar, limpiar los champiñones y separar el tronco del copete.
Pincelar los champiñones con AOVE y añadir un poco de sal.
Introducir en horno 20 minutos a 175ºC.
En una sartén freír los ajitos cortaditos, añadir el perejil y el jamón, dar unas vueltas al fuego.
Rellenar los champiñones y pasar por la plancha unos minutos.


¡Qué Aproveche!


lunes, 2 de mayo de 2022

Desde San Francisco

Hola a todos queridos seguidores!!!

Desde San Francisco, donde vive uno de mis hijos, Fran, este plato lleno de color y que a pesar de la distancia es  un ejemplo de dieta mediterránea, por algo es San Francisco una ciudad que alberga una de las escenas gastronómicas más dinámicas del país, con una gran variedad de cocinas internacionales, desde burritos del querido Mission District (barrio latino) hasta restaurantes con estrellas Michelin.

En este escenario multicultural y gastronómico está el restaurante del chef Salim, Abu Salim Middle Eastern Grill ( Parrilla de Oriente Medio Abu Salim), donde los comensales pueden pedir un perfectamente elaborado hummus, unos singulares falafels y un atrayente shawarma de pollo. El plato más aconsejable es su generoso hummus a la crema. Este lugar ofrece entre sus bebidas un excelente café y un delicioso té a la menta.

Paso la receta facilitada por el chef Salim de un pollo sobre humus delicioso. Me llamó mucho la atención su preciosa y colorida presentación en relación directa con su gran sabor.



Ingredientes

  • Hummus
  • Pechuga de pollo fileteada
  • Yogur natural
  • Cúrcuma
  • Ajo
  • Aceite
  • Sal

Preparación

Macerar el pollo durante 48 horas en una salsa hecha con yogur, curcuma y ajo,

Pasar por la parrilla hasta dorarlo.

Incorporar el pollo sobre una base de humus, especialidad fantástica de esta casa.

Se añade paprika y perejil fresco por encima.



Felicidades Chef Salim!!!
¡Qué Aproveche!



domingo, 1 de mayo de 2022

"La Paella"

 Hola a todos queridos seguidores!!!

Es un honor para mi blog presentar una paella cocinada por un valenciano.



El 15 de marzo del presente año se publica en el BOE, el Decreto 176/2021, de 29 de octubre, del Consell, de declaración de bien de interés cultural, con categoría de bien inmaterial, de la paella valenciana,

 «el arte de unir y compartir».

"Los orígenes de la paella se encuentran en  la Albufera de Valencia, donde este plato se cocinaba con el fin de dar respuesta a la necesidad alimentaria de los campesinos y huertanos de la zona. Al ser este humedal un territorio muy fértil, se dan las condiciones idóneas para el cultivo del arroz, convirtiéndose este, en el ingrediente principal de nuestro plato estrella. Más tarde, a finales del siglo XIX la paella valenciana saltó de las barracas y alquerías a las casas de comidas y merenderos ubicados en la playa de la Malvarrosa, el Grao de Castellón o la Albufereta de Alicante. Así, sin duda alguna, este plato emblema, núcleo de la cocina tradicional valenciana, se constituye como un elemento de unión, pieza fundamental de la gastronomía de la Comunitat Valenciana. 

En la actualidad, la paella no solo se constituye como un plato en sí. Su proceso de elaboración y el arte en su preparación y degustación hacen que constituya un verdadero fenómeno social, llegando a condicionar parte del paisaje y ecosistema de la Comunitat Valenciana por el cultivo y obtención de los alimentos con que se elabora". (Anexo 1,f BOE 23.3.2022)

"Sus orígenes se remontan al año 330 a.C., con las incursiones índicas de Alejandro Magno, que trajo el arroz a Europa. Tras largos viajes, este cereal se comenzó a popularizar, instalándose su cultivo en las costas orientales de la península.

Sin embargo, el arroz no fue sembrado en grandes cantidades en València hasta la llegada de los árabes, gracias a la introducción de mejoras en las técnicas de cultivo y sistemas de riego en las costas del levante español. Además, dos siglos después, durante el periodo andalusí, el comercio del azafrán comienza a florecer, cultivándose en el sur, en algunas zonas andaluzas, castellanomanchegas y valencianas. Prueba que el arroz ya se cultivaba en esta época es que cuando Jaume I llegó a València ordenó la retirada de los arrozales próximos a la ciudad para evitar enfermedades y limitó el cultivo a la laguna litoral de la Albufera.

Tras la expulsión de los moriscos, no se tienen muchos datos sobre el uso del arroz en la gastronomía tradicional valenciana. En algunas comarcas del interior de la Comunitat hay evidencias del consumo de arroz por los campesinos, ya que era un alimento fácil de transportar y podía cocinarse con otros alimentos que tuvieran a mano. Sin embargo, no era un ingrediente muy valorado y apenas se le hace mención en ejemplares como el Llibre de doctrina per a ben servir, de tallar i de l’art de coc de Ruperto de Nola o en el Llibre de Sent Soví.

Ya en el siglo XVI, se empieza a tener constancia del uso, blanqueamiento y limpiado de la cascarilla del arroz, tal como indica el dramaturgo Francisco de Paula Martí en un pequeño tratado anexado en el estudio Agricultura General de Gabriel Alonso de Herrera (1513). Asimismo, también menciona el arte que tienen los valencianos y valencianas para cocinar este ingrediente y de la perfección en la elaboración y condimentación del «arroz a la valenciana»». «Los valencianos tienen la vanidad, a mi parecer bien fundada, de que nadie ha llegado a saberle condimentar mejor que ellos, ni de más diferentes modos, y es preciso confesarles la preferencia, pues con cualquier cosa que lo guisen sea de carne, de pescado o con legumbres solas, es sin duda un bocado sabroso y tanto mejor cuando más sustancia se le echa. ¡Nada tiene de extraño que los valencianos hayan llegado en esta parte a un grado de perfección, desconocido en las demás provincias, por ser el alimento casi exclusivo con que se mantienen, particularmente la gente que no tiene grandes facultades, y han estudiado con este motivo los medios de hacerle más grato al paladar. En todas partes han querido imitarlos, y para esto lo suelen dejar a medio cocer, llamándolo equivocadamente arroz a la valenciana, persuadidos de que aquellos naturales lo comen casi crudo, por haber observado que los granos cocidos, quedaban enteros y separados en los guisos valencianos.» (De Paula Martí, 1513).

En el siglo XVIII, aparece en un manuscrito de recetas la primera cita referente a la paella o «arroz a la valenciana», explicando las técnicas para su elaboración y remarcando que el arroz debe quedar seco.

Ya en este siglo el plato comienza a ganar popularidad, alcanzando un nivel internacional en países como Bélgica, denominado «Riz à la Valencienne», y en su capital, Bruselas, «Paella Grand Royale». Así, en 1896, se filma por primera vez la preparación de una paella por el cinematógrafo francés en su documental Ejecución de una paella.

Entrando el siglo XIX, la paella ya forma parte de las costumbres de todos los estamentos sociales en la ciudad de València, convirtiéndose en símbolo de reunión familiar y encuentro entre la sociedad. A mediados de siglo, con la creación de las provincias, y el notable incremento en la producción de esta gramínea, se genera una «paellización» de la gastronomía valenciana que traspasa la ciudad de València. Es en 1885 cuando se comienzan a encontrar divergencias claras en la receta original de la paella. Ejemplo de ello es el libro titulado Novísimo manual práctico de cocina española de 1885.

A comienzos del siglo XX, este típico plato se expande a grandes ciudades internacionales como Nueva York, en el que se sirve una variante denominada «arroz con pollo» en el restaurante Delmonico, muy frecuentado por el presidente Franklin D. Roosevelt; así como en restaurantes parisinos o en el Soho de Londres. En algunas obras de estudiosos de las tradiciones culinarias y gastronómicas alicantinas del siglo XX, como es el caso de José Guardiola Ortiz, autor de la monografía Gastronomía Alicantina, publicada por primera vez en 1936; habla del arroz con conejo y hace una descripción de la importancia que tenía «esta paella» en la festividad del día de San Jaime y la costumbre de compartirla en la playa de San Juan. Francisco Seijo Alonso en «La cocina alicantina. La cocina y la comida alicantina, hace mención a una «paella de diario» a la Vall d'Alcalà, a la «paella a la granaella» de Xàbia, a la «paella con pato» de Catral y a la «paella valenciana» de Beniarrés.

De este modo, la paella alcanza su zenit con el boom turístico de los años 60 en España. La llegada masiva de turistas extranjeros a pasar sus vacaciones en las costas españolas permite que disfruten de este manjar valenciano y que la demanda se extienda por todo el territorio español. Este fenómeno provocó la expansión de este plato más allá de nuestras fronteras, alcanzando un reconocimiento mundial y una gran notoriedad, convirtiéndose así en una marca reconocible internacionalmente.

Como ya se ha resaltado con anterioridad, muchas son las versiones y modalidades que ofrece esta receta y es por ello que, en los últimos años, han surgido planes de actuación y entidades para la promoción y reconocimiento del mismo". (Anexo 3, a. BOE 23.3.2022).



En este marco de unir y compartir, mi yerno ha hecho hoy una paella al aire libre al estilo del campo o de tierras de interior, con pollo, alcachofas, tomate,  judías verdes y el famoso garrafón, garrafó. Aunque se le pueden añadir otros ingredientes como carne de conejo y caracoles.

El garrafón es una judía, alubia o frijol de tamaño bastante superior al resto, originaria de América del Sur (se cree que de Perú), y se cultiva ampliamente en la Comunidad Valenciana, siendo su punto de recogida en fresco entre los meses de julio y agosto. Existen conservas y congelados para facilitar su consumo durante todo el año.

Ingredientes ( 20 personas)

  • 2 Kilos de alcachofas
  • 1 Kg de tomates maduros pera triturados
  • 1 pollo entero
  • 2 paquetes de alubias verdes y garrafón congelados
  • 2 Kg de arroz bomba
  • 3 veces de agua que de arroz , unos 6 litros
  • Azafrán
  • Sal
  • Romero

Preparación

Hacer una paella es un ritual que casi lo podemos definir como una experiencia religiosa. El chef se integra con el fuego y los ingredientes, primero con la paleta y una vez echado el arroz, con la observación y manejo del calor. Esta simbiosis termina con el socarrat, que le indica a quien lo esta haciendo que es el momento de compartir.

El recipiente se llama paella o, paellera. Hay que señalar que paella en valenciano significa "sartén" y de ahí que se hable de arroz a la paella.

Poner en el fondo de la paella AOVE, sofreír el pollo una vez cortado y con sal, hasta que este muy dorado.

Añadir las alcachofas cortaditas en octavos cada una y seguir sofriendo.

Incorporar las judías verdes y el garrafó, seguir sofriendo.

Añadir el tomate triturado, remover hasta que este bien frito.

Calentar el agua en olla aparte y cuando este caliente verter sobre la paella.

Incorporar el azafrán y la sal y si queremos mas color añadir un poco de colorante alimentario.

Al empezar a hervir añadir el arroz y dejar de 15 a 20 minutos en el fuego sin tocar para nada el arroz.

Añadir unos tallos de romero.




Gracias a nuestro paellero de lujo, que le ha salido una paella escandalosamente buena y lo mas importante, "con el arte de unir y compartir"

¡Qué Aproveche!



viernes, 29 de abril de 2022

Matrimonio malagueño sobre lecho de pimientos asados

Hola a todos queridos seguidores !!!

Con esta receta participo en el reto "Tus Recetas", con el ingrediente estrella de este mes, los pimientos asados.



Utilice pimientos morrones medianos de cultivo ecológico. La combinación de boquerones en vinagre y anchoas se le llama matrimonio, en realidad es el mismo pez con dos tratamientos distintos, el boquerón en vinagre y el boquerón en salazón que no es más que la anchoa. Pues yo utilicé este matrimonio sobre unos pimientos asados y regados con un buenísimo AOVE, Legado, de la almazara Hacienda de Colchado de Antequera Málaga, regalo de mis hijos Rocío y Martín.



Legado, es un aceite de oliva virgen extra de cosecha temprana de la variedad hojiblanca que se recolecta a mediados del mes de octubre cuando la aceituna adquiere una tonalidad amarilla que indica el comienzo del envero. En este estadío de maduración la cantidad de aceite que se obtiene es muy pequeña. Sin embargo, su calidad desde el punto de vista sensorial y químico es inmensa. De este modo, se obtiene un aceite de gran complejidad aromática y altísimo valor nutricional por su elevado contenido en antioxidantes naturales, responsables éstos de su característico toque amargo y picante. El rendimiento del fruto es muy bajo pero así se consigue la excelencia que diferencia este aceite de oliva virgen extra de otros aceites.

Ingredientes (4-6 personas)

  • 4 pimientos rojos medianos
  • 1 lata de anchoas en AOVE
  • 1 lata de boquerones en vinagre
  • Aceitunas aloreñas sin hueso
  • 1 ajito
  • Sal
  • AOVE
  • Un poco de cilantro
Preparación

Lavar los pimientos y secar. Colocar en una fuente refractaria y dejar al horno 30 minutos a 180ºC. Me gustan al dente, pero si los preferís mas tiernos se pueden dejar un poco mas de tiempo.



Dejar enfriar y quitar la piel y las pepitas, conservar el jugo de asarlos y no lavar bajo ningún motivo debajo del grifo para quitar las pepitas.



Cortar a tiras, colocar encima los boquerones y las anchoas. Picar un ajito en trocitos y añadir las aceitunas. Por ultimo regar bien con AOVE y espolvorear con cilantro seco.



No puse sal por la intensidad de las anchoas, pero esto es opcional.

Estas son todas las propuestas:


¡Qué Aproveche!


miércoles, 27 de abril de 2022

Feria del Atún de Barbate



Hola todos queridos seguidores!!!

Unos días por Barbate, provincia de Cádiz para disfrutar de estas jornadas del atún de almadraba.




Barbate como Capital del Atún, celebra desde hoy y hasta el día 2 de mayo, la décimo cuarta edición de la Semana Gastronómica del Atún para todos los amantes del “oro rojo de Barbate” Se celebra también de forma paralela la Semana Gastronómica, o ruta del atún, con más días de duración, siendo desde hoy al 8 de mayo.



La ubicación del evento, se encuentra en el Recinto Ferial de Barbate, frente al Puerto de la Albufera, allí los visitantes encontrarán la gran Caseta Municipal Gastronómica, que será el centro neurálgico de toda la actividad del evento, En este espacio municipal, se podrán disfrutar de diferentes stand de empresas gastronómicas, que constituyen un importante punto networking dentro de la feria. También tendrá lugar en el mismo recinto los Show Cooking, o el tradicional ronqueo de un atún. Seguido de las 12 casetas de feria, y de los cacharritos para deleite de los pequeños y no tan peques.







Esta mañana en el espacio Show Cooking, el chef Julio Vázquez Jefe de cocina de El Campero ha elaborado Tiraditos de Tarantelo y Galete Estofado.


Galete (Imagen del Campero)

Tiradito de Tarantelo (Imagen del Campero)

También compartirá espacio con la XIV Semana Gastronómica del Atún, una exposición de carácter itinerante, ubicada en el Paseo del Puerto de la Albufera de Barbate.
Esta exposición es un homenaje a los oficios, redero, proel, capitán, capejeador, ronqueador, faluchero, buzo, bióloga. . . que durante tres mil años han mantenido vivo el arte de la pesca de la almadraba.

El Pasacalles atunero ha recorrido esta tarde el Paseo Marítimo de la localidad, acompañados de la Banda de Música de Barbate, hasta llegar al recinto ferial, donde han podido bailar y disfrutar del espectáculo flamenco que la Delegación de Turismo tenía preparada

Imagen publicada por el Ayuntamiento de Barbate


Aprovechando la visita, no pude de dejar de visitar el mercado de Barbate, templo de la pintura del mar, sus peces de colores sobre fondo azul se funden con la realidad de la pesca en sus puestos de venta.

Fuera del contexto gastronómico, aunque la carne de las palomas fueron sustento de navegantes, fuimos a visitar el palomar de la Breña.

A escasos kilómetros de la franja litoral, en el corazón del Parque Natural de La Breña y Marismas de Barbate, se levanta en medio de una espectacular masa de pinares el Palomar de La Breña.

Edificado en el siglo XVIII, esta construcción ubicada en el cortijo La Porquera (Barbate) jugó un papel destacado en las grandes travesías oceánicas, ya que en sus muros anidaban miles de palomas que, entre otras utilidades, tenían la de abastecer de carne a las tripulaciones que ponían rumbo a 'las Américas'.

Una población de palomas que, tal y como se aprecia en la galería fotográfica, se acomodaban en los 7.700 nidos (hornillas) de los que disponía esta edificación, lo que convertían al Palomar de la Breña en uno de los tres más grandes de Europa.

Aproximadamente, sus altos y anchos muros daban cobijo a unas 5.000 parejas de palomas torcaces, que cada tres semanas tenían entre uno y dos pichones, por lo que cada mes el palomar podía tener una población de 15.000 ejemplares.

No obstante, además de su importante valor como alimento, las palomas también eran claves para abonar los terrenos, ya que sus deyecciones, llamadas 'palominas', contienen nitrógeno y ácido fosfórico, lo que favorecía a cultivos exigentes como el tabaco o el cáñamo.

Asimismo, su estiércol, una vez batido y extendido en el campo en tiempo de lluvias, evitaba que los cultivos se quemaran. Por otra parte, las palomas contribuían a través de su excremento a la producción de salitre destinada a fabricar pólvora para los fusiles.

En definitiva, un papel fundamental para las grandes travesías marineras y los cultivos que completaban con sus tareas de mensajería. En un aceptable estado de conservación, el Palomar de la Breña es una estructura sin tejado, presidida por un patio central desde el que se distribuyen los anchos y altos (11 metros) muros a través de estrechos pasillos en los que se localizan los nidos.
Información transcrita de, "La provincia de Cadiz.com".


Espero que os guste la entrada y os animéis a ir a Barbate y sus alrededores. Ah!!! Siempre es buen momento para comer el atún de almadraba, no solo en las jornadas.

¡Qué Aproveche!

domingo, 24 de abril de 2022

Tortilla de patatas y tallos de cebolla dulce

 Hola a todos queridos seguidores!!!

Hace un tiempo, os conté como los tallos de cebolla fresca, de cultivo ecológico, se pueden consumir en varias preparaciones culinarias. Hoy hice una tortilla de patatas con tallos de cebolla que estaba buenisima. 




Ingredientes

  • 1 kg de patatas de freír
  • 4 tallos de cebollas frescas dulces
  • 5 huevos
  • Sal
  • AOVE
Preparación

Cortar las patatas en cuadraditos y los tallos en círculos pequeños. Freír a fuego bajo, en abundante AOVE. Escurrir y añadir los huevos batidos. El punto de cuajado como mas os guste.

Para acompañar una buena rebanada de pan cateto, un pan malagueño del municipio de Coin, de la panadería La Curruca, con mucho sabor a Málaga.




La Curruca es una panadería artesana creada en 1820, donde hacen pan y dulces caseros sin aditivos ni potenciadores del sabor, todo a mano y en horno de leña tipo moruno.

Elaboran el pan tradicional de trigo, además de los nuevos tipos de pan de espelta, centeno, soja, maíz ecológico, cebada, avena y cualquier combinación que les demanden, así como los dulces típicos de su pueblo Coín, y aledaños con la mejor materia prima de la tierra. No utilizan conservantes ni productos que puedan alterar el sabor, textura, conservación y calidad.

Desde el 24 de abril de 2017, hoy hace cinco años, La Curruca posee la placa distintiva de Sabor a Málaga. Uno de los negocios más longevos de Coín, que con aproximadamente 200 años, ha sobrevivido al paso del tiempo amasando el pan a mano y horneado en horno de leña resistiéndose al uso de la maquinaria moderna y por tanto, defendiendo el pan artesano. Una gran labor gracias a sus propietarios Fuensanta Ruiz y Miguel Urbaneja.



¡Qué Aproveche!