¡Busca tus recetas favoritas!

lunes, 20 de agosto de 2018

Pota encebollada

Hola a todos queridos seguidores!!!!
Siempre entendí a lo largo de los años que las potas, familia de los calamares, eran como sus hermanitas pobres. Así están consideradas y yo jamas las había comprado a lo largo de mi vida, hasta que días pasados un pescadero de mi barrio, El Palo, me aconsejo que las probara. Compre unas cuantas y cual fue mi asombro, que no solo se parecen a los calamares, sino que según mi gusto, son mucho más sabrosas y tiernas que estos. Así que me puse a experimentar y aparte del cuidado que hay que tener en la sartén,eso si saltan que da gusto y he sido merecedora de tres quemaduras, he probado varias formas de cocinarlas.




Se pueden encontrar ahora fácilmente en los mercados, pues es temporada. Congeladas están a nuestro alcance siempre y tal vez se confundan con más facilidad con el calamar, las anillas son difícilmente identificables.

Pota, pasamar o lura son nombres vulgares que reciben ciertas especies de moluscos marinos pertenecientes a la clase Cephalopoda, subclase Coleoidea, orden Teuthida, especie Ommastrephidae con un aspecto semejante al del calamar, con el que suele ser confundido. Su color es mas de tonos marrones comparado con el azulado del calamar y su aleta es también mas pequeña.


Las propiedades nutritivas de la pota son las mismas que las del calamar, aporta proteínas, destacan las vitaminas B3 y B12, minerales como el fósforo, el potasio y el magnesio y un bajo aporte en grasas. 
Aunque se pueden adquirir de varios tamaños, las compre pequeñitas, de las que para limpiarlas, sólo se despojan de una fina caña o pluma dorsal semejante a la del calamar.
Os presento una tapa de pota en salsa encebollada, que por otra parte con algunos ingredientes más, forma parte de la gastronomía canaria, en concreto de Tenerife.

Ingredientes
  • 1/2 kilo de potas pequeñas
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajos
  • AOVE
  • 1 cuchara rasa de harina
  • Una copa de vino blanco
Preparación

Quitar la pluma y lavar bien las potas debajo del grifo.
En una sartén, echar AOVE, la cebolla y los ajos en fina juliana. Dejar hasta que esté muy fritito. Añadir la cucharada de harina y dejar unos minutos al fuego para que la harina se haga y no sepa a cruda. Añadir las potas y el vino blanco. Dejar a fuego medio durante unos 8 minutos aproximadamente.
Una tapa estupenda, o bien un plato completo.


¡Qué Aproveche!

2 comentarios: