sábado, 31 de marzo de 2018

Limones Cascarúos de Málaga



En el Valle del Guadalhorce, en la provincia de Málaga, es donde se concentra la producción de citricos de la provincia sobre un terreno de más de 10.000 hectáreas, en las que se cultivan limones, naranjas y mandarinas malagueñas. Mas del 50% corresponden a limones en sus variedades fino y limón verna 
‘Fino’
El fruto es esférico u ovalado, con un pezón corto, de corteza lisa y delgada. La pulpa es jugosa con alto contenido en zumo y pocas semillas. El árbol es vigoroso, productivo y posee espinas.

‘Verna’
Es un fruto de tamaño medio o grande, con un pezón pronunciado y cuello bien desarrollado. La corteza es gruesa, rugosa e irregular, pero la pulpa es tierna y su jugo tiene una adecuada acidez, aunque sea menos abundante que en otras variedades. 


https://twitter.com/LemonsCascaruos



Pero en Málaga, en las huertas regadas por el Guadalhorce, encontramos una variedad de limones especiales, los limones "cascarúos" que son limones también llamados dulces, con mucha piel, con mucha corteza, grandes y con un grado menor de acidez.El árbol es de aspecto menos redondeado que los demás cítricos, presenta numerosas espinas, éstas son cortas y fuertes. Las hojas son algo más grandes que la de los naranjos y desprenden un característico olor a limón. 

http://www.absolutmalaga.com

El fruto es tipo hesperidio, de aspecto igual al limón estándar llamado así porque la cáscara que lo rodea es más gruesa que la de otras especies, pertenece a la variedad “Real”, variedad muy antigua y actualmente en regresión. 

Hay referencias de esta variedad de limón en la localidad de Pizarra, ubicada en la comarca del Guadalhorce desde el año 1751.
Remedios Larrubia Vargas. (1994) “Producción y comercialización de los cítricos en la provincia de Málaga”. Biblioteca Popular Malagueña, nº66. 


Estos limones toman protagonismo en la Semana Santa,para acompañar al penitente en su recorrido callejero.Puestos a lo largo del recorrido profesional advierten la atención a los que no son de aquí,pues los cofrades malagueños los llevan como la cosa mas natural del mundo alternando con la cañadú ,para contrarrestar la acidez o con el palodú recordando al regaliz. 
Es tradición comerlos pelados, pero conservando la mayor parte de lo blanco y añadir un poco de sal o bicarbonato y así, a pelo como lo llamamos,se  toma esta ácida delicia.

Quizás los puestos callejeros de limones cascarúos malagueños les puede resultar algo chocante el visitante extranjero. Así inmortalizo el tema nuestro genial Idigoras en la semana Santa del 2017. 


Diario Sur Abril 2017


¡Qué Aproveche!







2 comentarios: