miércoles, 11 de marzo de 2020

Las lágrimas de las viñas

Hola a todos queridos seguidores!!! Cuanto más profundizo en el vino, las bodegas, la viticultura, más me apasiona este mundo lleno de misterio, riqueza y romanticismo.
¿Sabéis que las viñas cada año lloran en un momento concreto de su existencia? 

Imagen tomada de bodegas Illana

Esos troncos leñosos, aparentemente sin vida, oscuros y retorcidos que durante el invierno han sido testigos mudos del frío y la lluvia, despiertan anunciando una nueva estación, con unas sutiles lágrimas, las viñas lloran anunciando la primavera. 

Pero esas lágrimas, no son de tristeza, son de alegría. Vuelve su actividad biológica que con el aumento de la temperatura del suelo, sobre 10 grados, y el aire, hacen que la savia circule tras su letargo invernal por su sinuoso camino, hasta llegar a los puntos de poda realizados por los viticultores. Esas cicatrices, hacen que la savia circulante se escape en forma de gotas, y parezcan lágrimas de la viña. Ese es el llanto de las vides que anuncian la primavera. 

La poda de la viña se realiza normalmente de diciembre a febrero, cuanto más tardía es la poda más llora la planta, pudiendo durar este llanto de 7 a 10 días. 

Con el llanto, la vid cauteriza las heridas de la poda y se protege de las agresiones de las plagas. El final de las lágrimas tiene lugar cuando los cortes de la poda se ven cubiertos de una sustancia gomosa formada por bacterias, y consecuencia de la evaporación de las sales minerales y de las sustancia orgánica que la conforman. Una sola cepa puede llorar hasta una cantidad de cinco litros. 

Las lágrimas son una etapa de vital importancia en la viña, tanto como lo es la poda del viñedo. De la eficacia de esta última y de la elección del instante adecuado dependerá que la vid llore en su momento. Y lo que es más importante, que se produzca, la correcta foliación de la planta. 

Y es que, aunque las hojas de la vid puedan parecer solo parte de ella, en realidad son parte vital de la planta, pues son las responsables de la transpiración, de la respiración y de la fotosíntesis. Además, en ellas se forman las moléculas de azúcares y ácidos que se acumularán en cada fruto y condicionarán el sabor de la uva. 


Fuente: http://www.bodegasillana.com/el-lloro-de-la-vid/

¡Qué Aproveche!

No hay comentarios:

Publicar un comentario