sábado, 22 de febrero de 2020

Sedella Vinos. D.O. Sierras de Málaga

Hola a todos queridos seguidores!!! El pasado día 19 visitamos la primera bodega de este periplo promocional de los vinos de Málaga que me he propuesto realizar.

Vista del municipio de Sedella


Entrada al municipio de Sedella
Sedella Vinos, es una bodega muy especial donde como define su dueño, se combinan los elementos, tierra, técnica y trabajo, las tres T, todo tratado con una gran dosis de cariño e ilusión.

Sedella Vinos es un proyecto personal de Lauren Rosillo Marhuenda, ingeniero agrónomo y doctor en enología que llegó a Málaga en 2006 y se vio envuelto en el cautivador entorno de la Axarquía. Enamorado de unas viñas ubicadas entre Salares y Sedella, cargó su coche con cuatrocientos kilos de uvas y se los llevó a casa, a bastantes kilómetros, a un pueblo de Toledo, y allí obró el milagro: obtuvo un vino tan rico, que volvió, compró el viñedo y se estableció en Sedella.


Este proyecto solo lo ha podido hacer un enólogo con una larga trayectoria a pesar de su juventud: trabajó cinco años en la bodega Manuel Manzaneque, los dos primeros como ayudante del enólogo francés Michel Poudou, y los tres restantes como enólogo único del grupo. Posteriormente se incorporó a la empresa Martínez Bujanda, que cuenta con dos bodegas en La Rioja, una en La Mancha, otra en Rueda y una quinta en Álava, siendo director técnico del grupo, que comprende Finca Valpiedra, Finca Antigua, Montepedroso, Viña Bujanda e Infinitus. Asimismo, interviene en el Txakoli de bodega K5, del cocinero Karlos Arguiñano. Bajo su responsabilidad pasan más de diez millones de botellas al año.
Como podéis apreciar un  currículum admirable.


Subiendo por la tortuosa carretera a Sedella, se divisa desde lejos la bodega. Se sabe que es ella por su bella imagen, obra del arquitecto Paco Varela. Sin rótulos ni nombres, se integra a la perfección en el ambiente. Un camino de pocos metros nos conduce a la bodega rodeada de viñedos con unas vistas espectaculares. Al norte mirando a La Maroma, con pocas horas de sol, están las viñas de las que se enamoró Lauren Rosillo, dos hectáreas y media plantadas en 1940 que son origen del vino Sedella. Más tarde él mismo plantó otra hectárea de terreno, mirando al Sur, al Mediterráneo, con la misma variedad de uva y procedente de las viñas viejas, de ahí nace el vino Laderas de Sedella. Y al frente mirando desde el gran ventanal de la sala de catas, se divisan otras parcelas con viñedos de los que se obtiene el blanco seco de la bodega, Vidueños de Sedella.





El Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, el aire y la brisa mediterránea y las antiguas cepas recuperadas, hacen de estos vinos su catalogación de alta gama.
Lauren Rosillo junto al viticultor Paco


Pero no solo la cepa y el suelo importa, sino cómo se trata y quién lo trata. El terreno es cuidado con esmero y cariño por viticultores de la zona: Rafael, Antonio, Jose, Pepe y el imprescindible Paco. En ningún momento se utilizan en la tierra productos quimicos, sólo abonos naturales: estiércol de cabra, extractos de ortiga, canela, manzanilla, roble y cola de caballo para el control de enfermedades. Sin maquinaria, toda la labor se realiza a mano con azada y con la ayuda de una mula y un antiguo arado romano donde el desnivel lo permite. El terreno es escarpado, de fuerte pendiente que hace que el trabajo sea una ruda tarea, donde las manos y el buen hacer de este grupo posibilitan que le confieran a los vinos de estos viñedos la certificación de ecológico. Los vinos no tienen ningún tipo de aditivos, como antiséptico Lauren Rosillo utiliza monedas de plata, al descubrir el enólogo en la literatura que en la antigua Roma se conservaban mejor los alimentos líquidos introduciendo en los recipientes de barro plata o monedas rotas de este metal. La plata es uno de los antisépticos más fuertes que existen en un medio ácido como es el vino, y no es perjudicial para el ser humano.




Sus vinos(D.O.Sierras de Málaga):


Sedella (Añada 2016)
Es un tinto, de uvas Romé tinta, Garnacha tinta y cepas sueltas de otras variedades locales, procedentes de viñedos de 1940.
El proceso de vinificación se realiza mediante la  selección manual de la uva con fermentación en pequeño tanque de acero inoxidable con sus levaduras autóctonas. Maloláctica en barrica usada de roble francés y en depósito de cemento tipo ánfora o huevo. La crianza dura 15 meses en barricas usadas de roble francés Tronçais y Nevers.
Este es el vino con el que Lauren Rosillo comenzó este proyecto, y en él puso toda su ilusión en el inicio de la bodega.
Vino de color púrpura intenso con aromas que recuerdan al entorno del viñedo, con notas  del monte mediterráneo. La crianza en madera de roble se hace presente con ligeros aromas a humo, al tomarlo tenemos una apreciación suave, sedosa y ligera repleto de ricas sensaciones.



Laderas de Sedella (Añada 2016)
Tinto, procedente de un viñedo joven plantado con las uvas locales Romé tinta, Garnacha, Jaén tinto y cepas sueltas de otras variedades locales.El proceso de vinificación se realiza mediante la fermentación en pequeño tanque de acero inoxidable con sus levaduras autóctonas y sin sulfuroso. Maloláctica en huevo de cemento y de madera. Crianza en ánforas de cemento tipo huevo y madera durante 15 meses.
Un vino de color púrpura menos intenso, fresco y frutal con notas de melocotón,
piel de naranja, con tenues notas de vainilla. Al paladar se aprecian las notas frescas de monte mediterráneo y frutas de hueso.


Vidueños de Sedella (Añada 2018)
Es un vino blanco elaborado con viñedos de Moscatel de Alejandría de más de 70 años que son la base de este vino. Tradicionalmente estos viñedos se componían de varias castas, vidueños, lo que se conoce como Field Blend (mezcla en campo); estas uvas «infiltradas» en los viñedos de Moscatel tenían una labor doméstica muy importante: unas se usaban para comer en fresco, otras se guardaban colgadas para Navidad, y otras aportaban acidez al vino del terreno. 
Este vino se fermenta en depósito de acero inoxidable, sin control de temperatura, al  introducir uva despalillada con levadura indígena junto con un tercio de las pieles de la uva durante 22 días. Luego se trasiega con las lías y sin las pieles de la uva a un huevo de cemento y a una barrica usada para realizar la crianza durante 8 meses y 6 meses más en botella.
Vino de color amarillo verdoso, con aroma a incienso y anisados del roble francés. Sedoso, en boca, con notas frescas de fruta y miel.


Los vinos de Bodegas Sedella han sido considerados, por tercer año consecutivo, como los mejores valorados de Andalucía por la revista 'The Wine Advocate' de Robert Parker, uno de los críticos de vinos más influyentes del mundo. Así, al vino Sedella, Robert Parker le concede 93 puntos, siendo el tinto mejor valorado de Andalucía, y a Vidueños de Sedella, le concede 92 puntos, siendo uno de los blancos mejor valorados de Madrid para abajo.

El vino Sedella 2016 ha sido el tinto elegido para la cena de gala de la presentación de la Guía Michelin 2020, que se celebró en Sevilla. Dirigida por Ángel León del Restaurante A Poniente, y ejecutada por 8 grandes cocineros andaluces con estrellas. Este marco ha sido el idóneo para que muchos de los mejores gastrónomos y cocineros de España y Portugal conozcan este tesoro de la Axarquía malagueña.


Tendremos por último que dar algunas nociones sobre con qué maridar estos vinos, sin olvidar que este es un blog de cocina.
Sedella 2016 es un buen acompañante de platos de carne, como el cordero, la ternera, cerdo ibérico o incluso aves. También es apropiado para maridar con pescados al horno, queso de cabra u oveja.
Laderas de Sedella, marida con carnes rojas, carne de cordero y cabrito, como el chivo de Canillas asado, típico de la Axarquía. Muy adecuado para combinar con Foie de Canard que compensa su frescura de manera muy agradable. También es ideal para acompañar quesos de cabra malagueña.
Vidueños de Sedella, estupendos con quesos de curación media de oveja o cabra: manchego, majorero, torta del casar. Marida bien con pescados horneados y acompañados en su guarnición de frutos secos, tales como rape, lenguado, rodaballo o besugo. Ideal para asados al espeto de salmonetes y sardinas.

La visita a esta bodega ha sido una experiencia gratificante y enriquecedora.

Mi agradecimiento a Lauren Rosillo Marhuenda por su tiempo, su atención, su simpatía, y  por resolver todas mis dudas magistralmente.

Os recomiendo, que probéis estos vinos malagueños.

Os paso el contacto:
administracion@sedellavinos.com
Término Las Viñuelas de Sedella s/n
Carretera de Canillas de Aceituno Km 3
29715 Sedella. Málaga

Se puede solicitar una visita y  cata llamando previamente a la bodega +34 687463082

¡Qué Aproveche!




2 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrada. No conozco Sedella.
    No sabía de esas bodegas...con lo que me gusta visitarlas y
    conocer todo lo que nos ofrece nuestra tierra
    Que suerte de conocer de primera mano a personas tan interesantes
    Besossss....
    gracias por acercarnos a tu tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sedella es un municipio precioso y la bodega una maravilla.Si puedes,no dejes de visitarla. Gracias por tu comentario y visita al blog.
      Besitos

      Eliminar