viernes, 1 de noviembre de 2019

Cabello de Ángel

Hola a todos queridos seguidores!!! Época de ir preparando la Navidad, con tiempo de aquellas cosas que se pueden conservar y así ahorramos tiempo y prisas de última hora.

Hora de poner el lomo en manteca, aliñar las aceitunas y los toques dulces como este de hoy, sin olvidar la fruta escarchada para el roscón entre otras muchas cosas.



Esta mañana al entrar a mi mercado del Palo, me llamó mucho la atención una calabaza confitera, que el año pasado me quedé con la gana de comprarla, pues no la encontré. Así, que sin pensarlo, la compré. Me hace mucha ilusión hacer cabello de ángel y remontar mis recuerdos a la cocina de casa de mis padres. Aquella cocina con una encimera de piedra, unos fregaderos de mármol blanco, una hornilla económica; que se alimentaba de madera o carbón y una vieja pero robusta mesa de madera, que presidía la estancia y era el punto de encuentro del hogar familiar. En esa mesa, se guisaba, se planchaba, se hacían los deberes y lo más importante nos reuníamos la familia.



La cidra (Cucurbita ficifolia), que también se conoce con otros nombres como calabaza confitera, calabaza blanca, chilacayote, cayote, ayuama… dependiendo del país, es una variedad atípica de calabaza que se utiliza en cocina, sobre todo para la obtención del cabello de ángel, que debe su nombre a los filamentos de su pulpa que cocidos en un almíbar, da como resultado una confitura o mermelada de preciosos filamentos dorados, que nos recuerdan a los querubines de un cuadro de Murillo.

La calabaza confitera tiene un alto contenido en fibra, este vegetal también es una buena fuente de antioxidantes como la vitamina C y carotenos, aunque al estar elaborada como confitura tiene gran cantidad de azúcar.

Ingredientes

  • Una calabaza confitera (Peso 4 kilos)
  • Azúcar (La mitad del peso de la pulpa una vez cocida)
  • Agua
  • Cáscara de limón
  • Canela (opcional)

Preparación

1.- Lo primero de todo lavar muy bien la calabaza entera, bajo el chorro del grifo, para quitarle toda la tierra que pueda tener.

2.- Seguidamente cortamos la calabaza en trozos grandes. Para cortarla (tiene muy dura la corteza) habrá que tener cuidado con los cuchillos, ya que nos podemos cortar o romper el cuchillo.


Hay quien recomienda introducirla en una bolsa y estrellarla contra el suelo, pues esta muy dura o bien recurrir al marido que tiene más fuerza, como hice yo.




3.- En una olla grande, meter los trozos de calabaza, cubrir de agua y se pone al fuego hasta que hierva. Se baja el fuego y se mantiene en ebullición suave durante unos 15 minutos, pinchar con un tenedor para comprobar que la pulpa esté blanda.


4.- Sacar los trozos y se ponen a enfriar. Una vez frío, se quitan las pepitas y con un tenedor se van sacando las hebras de pulpa de calabaza, rascando bien con el tenedor hasta dejar únicamente la corteza. Se coloca sobre un escurridor.Tener cuidado con las pepitas más pequeñas transparentes que se nos pueden pasar.



5.- Dejar escurrir toda la noche

Reservar el líquido que va escurriendo, lo utilizaremos cuando vayamos a cocer el cabello de ángel con el azúcar. No tuve necesidad de usarlo,pero por precaución se debe guardar.




6.- Pesar la pulpa de cabello de ángel (pesó 1.440,00 gramos) y pesar la mitad de azúcar (puse 750 gramos) que de pulpa, lo mezclamos en una olla, añadimos la corteza de limón y la rama de canela( no puse) y ponemos a cocer el conjunto durante una hora más o menos. Cuando tome un color dorado, es signo de que ya está en su punto. Movemos continuamente la preparación para que no se pegue. Si se ve que está muy denso añadir un poco del caldo de cocción.Lo tuve una hora y media,y no llegue a un dorado intenso, pues me gusta notar los hilos al dente. Si queréis la confitura más dorada y tierna tenerlo más tiempo e ir probando hasta que esté a vuestro gusto. Sacar la corteza del limón.




7.- Introducir en los frascos previamente esterilizados hasta la tapa y volver boca abajo hasta que se enfríe. Guardar en nevera.


¡Qué Aproveche!

2 comentarios:

  1. Te ha quedado estupendo, a mi siempre me queda demasiado rubio. Hare tu receta. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,era una asignatura pendiente en mis fogones.
      Un beso

      Eliminar