sábado, 16 de marzo de 2013

Tarta Tatin



Las tartas invertidas, es decir aquellas que llevan el relleno  en la base del molde y la masa encima, eran habituales en el siglo XIX. Las cocinas de las casas no tenían horno generalmente y de este modo incorporaban un molde  de hierro colado sobre la fuente de calor, carbón o madera, en el la fruta caramelizada, después la masa, y a continuación una tapa que a su vez estaba cubierta de ascuas para así hacer cocer la masa. Después de terminar la elaboración y aun templada, se volcaban en una fuente, quedando la fruta caramelizada en la superficie y la masa cocida en la base.

La tarta Tatin, es una tarta invertida, pero en torno a ella hoy una mezcla de historia y leyenda que la hacen peculiar.

La tradición dice que el Tarte Tatin nació en el 'Hotel Tatin' en Lamotte-Beuvron,  Francia en 1889. Este hotel  estaba a cargo de las hermanas,  Stéphanie y Caroline Tatin. Parece ser que un descuido de Stéphanie,  bien porque se le paso el punto al caramelo, tapando con la masa para que quedara inadvertido, o por un  olvido de colocar la masa en la base, dio como resultado esta riquísima tarta, etiqueta de la cocina francesa.


Ingredientes:

  • 4 manzanas
  • 100 gramos de azúcar
  • 50 gramos de mantequilla



 Masa:

  • 225 gramos de harina
  • Una pizca de sal
  • 100 gramos de mantequilla
  • 65 gramos de azúcar



Preparación

Se necesita un molde que pueda utilizarse primero en el fuego y después en el horno. El ideal es un recipiente de hierro colado o fundido.

  • Pelar las manzanas, quitar el corazón y cortarlas a cuartos.

  • Sobre el fuego derretir la mantequilla añadir el azúcar remover hasta que este ligeramente teñido.

  • Ir colocando las manzanas de forma convexa hacia arriba. Dejar cocer unos 25 minutos.

  • Tamizar la harina, mezclar todos los ingredientes y trabajar bien la masa.

  • Con ayuda de un rodillo  moldear un círculo de medio centímetro de espesor y de diámetro igual al molde.

  • Colocar la masa encima de la fruta caramelizada.

  • Introducir en el horno 45 minutos.

  • Volcar la tarta sobre superficie plana estando aun caliente.

Gustó tanto en casa, que al volver con la máquina de fotos solo quedaba un trozo.

                            ¡Qué aproveche!




No hay comentarios:

Publicar un comentario